Es una técnica procedente de la medicina tradicional china en la que se obtiene a través de la raíz de una planta llamada artemisa un objeto como forma de puro que se utiliza para dar calor. Se puede aplicar directamente cerca de la piel o bien para estimular los puntos de acupuntura con o sin agujas.