El masaje deportivo en sí es un conjunto de maniobras manuales orientadas tanto a preparar los tejidos del deportista para la competición, masaje pre-competición, como recuperarlos tras la actividad deportiva, masaje post-competición, o para sanar los tejidos dañados, eliminar las sustancias de desecho…

Este masaje ,que se realiza con mayor intensidad,  tiene dos objetivos principales : preparar los tejidos para el ejercicio físico de alta intensidad , previniendo con ello lesiones de entrenamiento y competición. Se trata de mantener el tejido muscular en un estado óptimo para no sufrir accidentes no deseados.

Este tipo de masaje que llamaremos masaje de entrenamiento o de descarga , hace incidencia en la musculatura de manera superficial y profunda , de esta manera se elimina la rigidez muscular , previniendo de esta manera roturas de fibras, tendones o incluso roturas óseas por estrés muscular.  Este masaje elimina todas las bandas tensas que se crean tras las duras sesiones de entrenamiento, sea cual la práctica deportiva que realicemos . La necesidad del masaje deportivo debe entenderse como parte del propio entrenamiento de la persona que realiza deporte a diario o con mucha frecuencia, ya que debe quedar clara la importancia de adelantarse al dolor porque siempre es mucho mejor prevenir que curar, eliminar la hipertonía muscular , normalizar los procesos bioeléctricos , normalizar la acumulación de energía muscular , y eliminar las sustancias toxicas que acumulamos son las claves de este tipo de masaje.